19 de marzo de 2017

Génesis 39-40

«Tomó su amo a José y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey; y allí lo mantuvo.  Pero Jehová estaba con José y extendió a él su misericordia…». Gn 39.20-21a (RV95)

 

José fue vendido por sus hermanos y posteriormente fue re-vendido como esclavo en Egipto.  Aun así, José se mantuvo firme siendo fiel a Dios y ganó la confianza de Potifar que vio como Dios lo bendecía.  Pero llegó el momento en que la esposa de Potifar lo trató de seducir.  José siguiendo sus valores y fidelidad a Dios, huyó.  La falsa acusación lo llevó a la cárcel donde José siguió firme y prosperó.  El Señor nunca dejó a José y José nunca dejó a Dios.  He ahí la razón por la cual pudo resistir y levantarse.

En la vida de los que amamos a Dios siempre vendrán situaciones difíciles, pero estas no deben ser motivo para claudicar o tenernos pena.  Es más fácil desanimarnos y dejarnos vencer que levantarnos; mas lo que Dios quiere es que nos mantengamos en Su esperanza.  Es de valientes el continuar firmes en el Señor y seguir luchando, pues al final del túnel oscuro veremos la luz de un nuevo día que el Señor nos regalará.

Si hoy estás en situación difícil resiste, abraza a Cristo y recuerda que… «No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla» (1 Co 10.13).

 

Oración

Padre nuestro, en medio de las dificultades y desafíos mantennos con esperanza en Ti.  Ayúdanos a tomar Tú armadura para poder resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes (Ef 6.13).  En el nombre de Cristo nuestro Señor y ejemplo de resistencia, Te lo pedimos.  Amén.