31 de enero 2017

1 Juan 3.11-22

Él nos dará todo lo que le pidamos, porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. 1 Juan 3.22 (DHH)

Al principio de este mes celebramos nuestra Fiesta de Reyes.  Celebración enmarcada en el texto bíblico.  Es la delicia de grandes y pequeños.  Nuestra iglesia lleva cerca de 10 años caminando con los llamados Magos de Oriente y celebrando esta fiesta para toda la comunidad.  Me impresiona ver a los adultos.  A muchos se les ilumina el rostro y se toman fotos con ellos.  Presumo que recuerdan los regalos que recibían ese día… Porque nos gusta recibir lo que incluimos en nuestra lista de regalos.

Juan nos dice que Dios nos dará todo lo que le pidamos.  Es una declaración muy interesante y atractiva… pero está acompañada de requisitos.  Dios, nuestro Padre amoroso, exige que obedezcamos Sus mandamientos haciendo lo que le agrada.  En ocasiones, no nos deleita hacer lo que se nos ordena.  Es la típica resistencia humana.  Sin embargo, los mandatos divinos conllevan bendición y gozo cuando los ponemos en práctica.  Y cuando lo hacemos, nuestros deseos y voluntad se alinean con la de Dios.  El resultado es de bendición, gozo y paz para nuestra vida.  Es la razón por la que Dios nos llama constantemente a la obediencia de Sus mandamientos.  Esa obediencia no es para hacerle bien a Él, sino a nosotros.

¿Habrá algo que sabemos tenemos que hacer y estamos rehuyendo o posponiendo?  Cuidado… Hay bendición en la obediencia.

Oración

Padre, queremos vivir en obediencia a Tus mandamientos.  Así demostramos que tenemos fe en Ti.  Danos la fuerza cada día para tomar la ruta de la obediencia, aunque a veces nos parezca un camino difícil.  Tomados de Tu mano caminaremos en el gozo de la obediencia.  En Jesús.  Amén.

Autor: Luis Montañez