7 de octubre de 2016

1 Corintios 10.1-13

Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.  No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar (1 Corintios 10.12-13).

 

Hace un tiempo atrás, a los 8 años, asistí a un Encuentro Bíblico de Verano en la Iglesia Discípulos de Cristo en la Calle Comerío en Bayamón.  Recuerdo que uno de los himnos que me enseñaron fue la marcha Firmes y Adelante… sin temor alguno que Jesús nos ve…  Esta alabanza ha quedado grabada para siempre en mi memoria.  Cada vez que la canto siento que marcho hacia el triunfo.  Su letra me inspira y alienta.  Así mismo me siento cuando Dios me habla a través de Su Palabra.

En el texto bíblico, el cual hicimos referencia, Pablo escribe una maravillosa palabra de aliento y advertencia al pueblo de Dios.  En medio de la cultura de depravación moral, tentación a la autoconfianza y las presiones cotidianas en que se encontraban, el apóstol les exhortó a vencer la tentación y permanecer firmes.  Sabemos que las pruebas y las tentaciones son comunes a todo ser humano.  Pero no debemos temer porque la presencia de Dios nos acompaña y el Dios que nos ve, nos ayuda a resistir.  Por esto, afirmamos que ni adversidades ni tentaciones nos detienen, sino que resultan en oportunidades para continuar adelante con nuevos aprestos.  Dios nos guiará en el camino, porque Cristo al frente va y nada en contra suya prevalecerá.

¡Dios es fiel!  Marchemos Firmes y Adelante hacia la victoria porque la promesa del Señor nunca faltará.

Oración

Dios Omnipotente en Ti confiamos.  Deseamos serte fiel.  No permitas que en nuestra marcha nos rindamos.  Asidos de Tu mano seguiremos avanzando a paso firme.  Amén.

Autor: Gina Marrero