2 de diciembre de 2017

Cantares 1.1-5.1

 

«La verde hierba será nuestro lecho de bodas, y a la sombra de los cedros pondremos nuestro nido de amor». Cantares 1.17 (TLA)

 

Con imágenes sobre el amor que trasladan nuestro pensamiento a lugares amplios y experiencia de cuidado, el autor de el Cántico por Excelencia o Cantar de los Cantares, nos comparte a través de su poesía la belleza que surge de las palabras que se entrelazan para difundir el amor que se vive en plenitud y se disfruta en compañía. 

Cuántos de nosotros no nos hemos aventurado a rimar palabras y ordenarlas en versos con el propósito final de expresar a un ser amado aquello que nos mueve. A veces lo logramos y hasta lo celebramos, y en otras nos dejamos asistir por los versos en rimas de otros que encontramos en tarjetas en la farmacia, colmados y hasta en los supermercados. 

El sabio autor de Cantares lo hizo. ¡Se expresó! Y lo hizo con belleza en sus palabras. Y en su hacer de poesía, nos invita a nosotros a hacer lo mismo. Expresar nuestro amor de forma natural y sanamente. Con nuestras rimas o con las rimas de otros en tarjetas que hacemos nuestras por derecho de adquisición. Pero más allá de que si es nuestra o la hacemos nuestra, es necesario hacerlo con coherencia entre las palabras y los actos, porque es allí donde se produce la verdadera rima del amor.  

Hoy es un nuevo día y es propicio así hacerlo. Expresar nuestro amor como lo hizo Dios en Jesús en favor de cada uno de nosotros. Hagámoslo en favor de nuestra esposa, padres, hermanos, hijos, familiares, amigos, vecinos y el prójimo. Hagámoslo con contundencia, así como lo hizo el cielo. 

El compositor puertorriqueño Antonio Cabán Vale «El Topo» lo dijo con melodía a través de su inspiración hecha canción: 

 

«Demuestra con tus manos lo que sientes,
el amor no lo encierres,
déjalo salir, déjalo salir.

Expresa tiernamente tu cariño
con un gesto sencillo,
déjalo salir, déjalo salir.

Una caricia, 
una sonrisa,
déjala salir, 
déjala salir». 

Oración

Señor, hoy damos un paso de amor con rima entre palabras y acción en favor de los que amamos y los que Tú has de poner en el camino. En el nombre de Aquel que es Camino, Verdad y Vida. Jesucristo el Señor. Amén.