28 de junio 2017

1 Samuel 16-17

«Yo he visto que uno de los hijos de Jesé, el de Belén, sabe tocar muy bien, además es un guerrero valiente, habla con sensatez, es bien parecido y cuenta con la ayuda del Señor. Entonces Saúl mandó mensajeros a Jesé, para que le dijeran: Envíame a tu hijo David, el que cuida las ovejas».  1 Samuel 16.18-19 (DHH)

 

La escena final del capítulo de la serie televisada, termina cuando uno de los asistentes médicos en el piso de urgencias, dijo en alta voz: “doctor”.  Tres trabajadores asiáticos, absortos en sus tareas de limpieza y mantenimiento de la planta física, levantaron la cabeza y miraron en dirección hacia dónde venía la voz y el llamado… Eran médicos que habían emigrado de sus países devastados por la guerra, pero estaban trabajando en tareas muy distintas a lo que habían hecho en sus países.

Después de rechazar a Saúl, Dios encomendó a Samuel para que ungiera a uno de los hijos de Jesé.  Siete de sus hijos desfilaron ante Samuel, pero ninguno era el seleccionado.  Al preguntar por algún otro, Jesé dijo que faltaba el más pequeño, el que cuidaba las ovejas.  La implicación es que estaba fuera del panorama por ser el menor y por realizar la tarea más baja en la escala social de oficios.

Después de David ser ungido como nuevo rey, Saúl le pide a Jesé: “Envíame al que cuida las ovejas”.  El talento musical de David mitigó la crisis mental de Saúl.  En los requisitos de búsqueda para quien iba ayudar a Saúl, aparece la frase: “y cuenta con la ayuda del Señor”.

¿Tienes más preparación de lo requerido para hacer lo que haces en la iglesia?  Hazlo con cuidado y entereza.  Llegará el momento en que Dios te llame a algo más.

Oración

Gracias Señor porque podemos ser fieles en lo poco porque lo hacemos para Ti.  Amén.