18 de septiembre de 2017

Ester 8-10

 

«26 Por esto llamaron a estos días Purim, por el nombre Pur. Y debido a las palabras de esta carta, y por lo que ellos vieron sobre esto, y lo que llevó a su conocimiento, 27 los judíos establecieron y tomaron sobre sí, sobre su descendencia y sobre todos los allegados a ellos, que no dejarían de celebrar estos dos días según está escrito tocante a ellos, conforme a su tiempo cada año…».  Ester 8.26-27 RVR60

 

Luego de haber logrado que una joven doncella llegara hasta el palacio y convertirse en la nueva reina, es posible que su tío Mardoqueo pensara que ahora como Ester estaba en el palacio se pudiera lograr cambios significativos en el trato hacia su pueblo.  Pero no consideró que cerca también al rey Asuero había alguien llamado Amán que estaba maquinado contra él y su pueblo.  Cuando se han alcanzado victorias significativas, puede haber tendencias a bajar la guardia o relajarnos, recuerde esto, el enemigo no descansa y está siempre velando oportunidades para sacar provecho de ellas.  Así que todo aquel momento de celebración fue momentáneo, ya que este hombre se propuso destruir a Mardoqueo y a todos los judíos.  Debo afirmar que unas de las cualidades o virtudes que Mardoqueo tiene es que, aunque se ha logrado dar algunos pasos de avances está atento a lo que está pasando en la ciudad, por esto puede discernir el plan que para destrucción se viene fraguando contra su pueblo.

Luego de aquel momento crítico y desesperante para el pueblo de Israel, llegó un nuevo amanecer de esperanza, celebración y júbilo.  La situación se había complicado de una forma extraordinaria, pero Dios había preparado una salida maravillosa para Su pueblo.  Aquello que se veía como la destrucción total, el Señor lo cambiaria en esperanza y risa, como dice el salmista: “Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de su pueblo seremos como los que sueñan y nuestra boca se llenará de risa y nuestra lengua de alabanzas”.  Todo lo ocurrido prepara el ambiente para que ocurra lo que conocemos como la fiesta de Purim y que se celebra al día de hoy.  Es una fiesta donde se envían presentes y celebran cómo Dios los libró de un holocausto.

Cuál es tu momento crítico, difícil y complicado, debes recordar que Dios siempre tiene una provisión o salida para ese tiempo.  Mardoqueo y la Reina Ester no fueron una casualidad en aquel momento, por el contrario, fueron las personas que el Señor iba a utilizar para la preservación del pueblo judío.  Todo puede estar totalmente oscuro, se han cerrado todas las puertas y te parece que no hay salida, hoy te invito levantar tu vista a Aquel que puede cambiar tu lamento en baile y tu tristeza en alegría.  “Recuerda, Dios siempre tiene una provisión”.  Nuestro pueblo vive tiempos difíciles, el mal uso de los recursos públicos, la corrupción y tantos males sociales han provocado que estemos en un momento crítico, pero estoy plenamente convencido que de algún lado vendrá nuestra salida, nuestro Dios la tiene preparada.

“Vamos a celebrar las obras de nuestro Dios, pues Él ha cambiado nuestro lamento en alegría”.

Oración

Dios que conoces nuestros tiempos, los momentos más oscuros y difíciles, Te damos gracias porque siempre tienes una salida y respuestas a nuestras necesidades.  Hoy, reconocemos que vivimos tiempos difíciles, pero sabemos que de algún lado vendrá nuestro socorro porque lo has preparado, aunque nosotros no lo podamos ver.  Gracias Te damos por ello, en nombre de Jesús.  Amén.