5 de junio de 2017

Josué 12-13

«Estos son los reyes de la tierra que los hijos de Israel derrotaron y cuya tierra poseyeron al otro lado del Jordán hacia donde nace el sol». Josué 12.1a (RVR1960)

 

Tanto la fatiga que se produce con el pasar de los días, así como el pesimismo que nos abate cuando no dejamos de dar vueltas en el mismo lugar pueden constituirse en nuestra turbación. 

El capítulo 12 de Josué hace una recopilación de los portentos de Jehová en comunión con la acción obediente de Israel y sus líderes con resultados de promesa cumplida. Esto igual puede ser para nosotros una gran invitación y oportunidad para hacer una recopilación de los portentos divinos a favor nuestro en comunión con nuestro «¡heme aquí!». 

Por eso recordemos lo que se dijo con melodía y hablémoslo en cántico. 

«Cuando combatido por la adversidad

Creas ya perdida tu felicidad,

Mira lo que el cielo para ti guardó,

Cuenta las riquezas que el Señor te dio.

 

¡Bendiciones, cuántas tienes ya!
Bendiciones, Dios te manda más;
Bendiciones, te sorprenderás
Cuando veas lo que Dios por ti hará». 

 

En la enumeración de reyes derrotados y desprovistos hay un nombre que nunca verás jamás. ¡Jehová nuestro Dios! Él es el artífice de nuestra bendición. Él es Rey de reyes y Señor de señores. Él es nuestro «único y sabio Dios, nuestro Salvador». A Él «sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén». 

Oración

Señor, sea para Tí toda nuestra gratitud. Porque toda bendición con la que ha sido cubierta nuestra vida ha sido obsequio de tu mano. En el nombre de Aquel que es Camino, Verdad y Vida. Jesucristo el Señor. Amén.