Jesús es nuestro Salvador

Rvdo. Carlos Alvarado

Pastor ICDC Maná

¡Dios les bendiga! ¡Que la Paz y la Gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con cada uno de ustedes en esta hora! Damos gracias a Dios por un día más de vida y por su gran misericordia.Hoy, desde nuestros hogares, separamos este espacio de tiempo y nos unimos como pueblo de Dios para recordar y celebrar la Historia del Inagotable Amor de Dios. La última semana de nuestro Señor Jesucristo, antes de su gran sacrificio en la Cruz del Calvario, es también conocida como la Semana Santa. Jesús soportó gran sufrimiento y experimentó la muerte más dolorosa. Para nosotros, los creyentes en Cristo Jesús, este proceso de sufrimiento representa la vida eterna. Lo que para Jesús fue la más grande vergüenza, para nosotros fue el más grande gozo. 

  • Llamado a la Adoración

En esta hora disponemos nuestro corazón para reconocer la grandeza de nuestro Dios. El Salmo 96 expresa nuestra alabanza a Dios y el Salmo 96.1-7 (Reina-Valera 1960).

1Venid, aclamemos alegremente a Jehová;
    Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. 

Lleguemos ante su presencia con alabanza;
Aclamémosle con cánticos. 

Porque Jehová es Dios grande,
Y Rey grande sobre todos los dioses. 

Porque en su mano están las profundidades de la tierra,
Y las alturas de los montes son suyas. 

Suyo también el mar, pues él lo hizo;
Y sus manos formaron la tierra seca. 

Venid, adoremos y postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. 

Porque él es nuestro Dios;
Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. 

  • Oración de Afirmación y Acción de Gracias 

Señor te damos gracias por este momento que nos permites estar viviendo y ser instrumento de bendición y esperanza. Te suplicamos que en este día tus fuerzas, tu paz y tu gracia estén sobre nosotros. Que cada momento que estemos viviendo podamos ver con claridad nuestro propósito como iglesia para actuar de acuerdo con tu voluntad perfecta. Por Jesús. Amén.

  • Entonemos el cántico “¿Quieres Ser Salvo?” HVC #290

 (1)    

¿Quieres ser salvo de toda maldad?

Tan sólo hay poder en mi Jesús.

¿Quieres vivir y gozar santidad?

Tan sólo hay poder en Jesús.

   Coro

Hay poder, sí, sin igual poder,

En Jesús quien murió;

Hay poder, sí, sin igual poder,

En la sangre que El vertió.

 (2)    

¿Quieres ser libre de orgullo y pasión?

Tan sólo hay poder en mi Jesús.

¿Quieres vencer toda cruel tentación?

Tan sólo hay poder en Jesús.

                        -Coro-

 (3)    

¿Quieres servir a tu Rey y Señor?

Tan sólo hay poder en mi Jesús.

Ven, y ser salvo podrás en Su amor,

Tan sólo hay poder en Jesús.

  -Coro-

  • Meditemos.

Cuando pensamos en Jesús como nuestro Salvador, debemos preguntarnos si entendemos a profundidad de qué nos salvó. El pecado destruye y trae muerte porque nos aleja de Dios. Cuando entendemos que Jesús nos salva del pecado y es quien nos acerca a Dios, ya no deseamos volver a pecar. iAleluya!

Jesus enfrentó el mayor de los sufrimientos y la muerte más violenta. iNuestra salvación tuvo un costo muy alto! 

Toda persona que ha experimentado la salvación, la valora y se ocupa en cuidarla. Jesús tomó su cruz en un gran acto de amor por ti y por mí.  Estábamos perdidos y fuimos rescatados. Estábamos vagando en la oscuridad y nos trajeron a luz admirable. Cristo derramó su sangre preciosa y nos garantizó una nueva vida. Hoy volvemos a la cruz, al sacrificio de Jesús. Es en esa cruz donde nuestra vida tiene sentido y dirección.  Es en esa cruz donde el pasado se olvida y todo se hace nuevo.  Es en esa cruz donde el perdón puede más que el pecado. Y es en esa cruz donde nuestra vida se hace eterna. Ven, volvamos a la cruz de Cristo; solo ahí podemos encontrar restauración y esperanza. 

  • Oración de Intercesión

Dios y padre de nuestras vidas, vamos a ti en oración. Intercedemos por tu iglesia aquí en nuestro país y por tu iglesia alrededor del mundo. En medio de nuestras luchas, Tú eres nuestro alto refugio y nuestra esperanza segura. Que podamos ser fieles a ti en todo tiempo y que podamos honrarte con todo lo que hacemos. Obra en nuestra vida y ayúdanos a ser instrumentos de servicio y de bendición a otros. Por Jesús, Amén.

  • Entonemos el cántico “Te Amo Jesus” (de Daniel Calveti)

//Fuiste a la cruz a morir por mí
hoy te agradezco por amarme así.
Le diste valor a mi vida Señor,
por eso te adoro, te adoro Cristo.//

//Te amo Jesús,

 me cambiaste tú a mí,
veo el antes y ahora 

y soy feliz//

  • Lectura de la Palabra: Mateo 27.45-46 (Reina-Valera 1960)

45 Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 

46 Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

  • Oración por la Palabra 

Señor, damos gracias por tu Palabra porque ella es bálsamo y esperanza a cada ser humano. Tu Palabra nos revela que todas las cosas pasarán, pero la misma no pasará. No tenemos duda que hoy esa escritura bíblica y de revelación abrirá paso en nuestro entendimiento y sentiremos tu bondad, fortaleza y paz divina. Te damos gracias por ella porque hemos podido conocer en cada desierto de nuestra vida que tu Palabra ha sido un oasis refrescante y revelador para la paz de nuestras almas. Gracias por ella.
Por Jesús, Amén.

  • Oración Final en Familia 

Damos gracias a Dios por su amor y nos ponemos en sus manos para que nos guarde y para que su propósito se cumpla en nuestras vidas para mostrar su gloria a otros.

  • Cántico Final: “Tu Pueblo dice Gracias” (de Jacobo Ramos)

Oh cuan amor inagotable
Fidelidad incomparable
Grandes cosas ha hecho Dios
Por su pueblo.

Has sido lluvia a las naciones
Cambiaste el lloro por canciones
Grandes cosas ha hecho Dios
Por su pueblo.

Y Toda la creación se levanta
Y delante de su trono proclama
Que grande y bueno es Dios.

//Tu pueblo dice graciasTu pueblo dice gracias
Porque grandes cosas ha hecho Dios
Por su pueblo//