27 de abril de 2017

Números 1-2

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: 2 Los hijos de Israel acamparán cada uno junto a su bandera, bajo las enseñas de las casas de sus padres; alrededor del tabernáculo de reunión acamparán.  Números 2.1-2

 

Una de las intenciones del censo fue la organización del campamento en un plan de marcha.  Dios había dado la promesa, una tierra que fluye leche y miel, pero el pueblo tenía que caminar hacia ella.  Las tribus recibieron instrucciones de como acampar cuando se detuvieran y como marchar cuando se trasladaran.  Cada grupo estaba compuesto por tres tribus que se relacionaban.  Esta organización permitía que las actividades e intereses religiosos, políticos y militares se integraran para el bienestar del pueblo.

Cada tribu tenia su bandera o distintivo particular y conocían su responsabilidad.  Los lazos de hermandad se fortalecían y se afirmaba su comunión con Dios.  Cabe señalar que la ubicación del tabernáculo en el centro del campamento tenía un gran significado.  Para Israel la adoración a Jehová era central en su cotidianidad.  No importa si acampaban o marchaban, Dios era central en su adoración.

Dios nos invita a que no dejemos de mirarle, que Él sea centro de nuestra adoración.  Dios nos ha dado grandes promesas y debemos caminar hacia ellas como pueblo.  Tenemos que reconocer la necesidad de relacionarnos como hermanos para cumplir con la encomienda.  No puede haber comunión con Dios sino hay comunión entre el pueblo.  Mientras nos detenemos, miremos al centro del campamento, allí esta Dios en Su tabernáculo.  Cuando marchemos, ocupemos nuestro lugar y afirmemos nuestra comunión con Dios, solo así alcanzaremos la promesa.

Oración

Buen Dios, Te alabamos y Te bendecimos.  Te damos gracias por Tus promesas que son fieles hasta el fin.  Te pedimos que nos ayudes a fijar nuestra mirada en Ti, de manera que podamos tener comunión contigo y nuestros hermanos.  Que nuestro caminar sea una contaste adoración de manera que alcancemos nuestra promesa.  Te lo pedimos y Te damos gracias.  Amén.