GUARDA EL CONTACTO

El domingo pasado se estudiaba en nuestras Escuelas Bíblicas el pasaje de Juan 15, donde Jesús afirma que Él mismo es la Vid Verdadera y su Padre es el Labrador.  Él nos invita a nosotros, como pámpanos, a vivir conectados a Él para dar fruto, ya que sin Él nada podemos hacer.

Estar conectados a la Vid, es como cuando una manguera está conectada a una fuente de agua que no se agota.  Fluye el agua y la manguera la riega como algo natural, aunque no es parte de la naturaleza ni la composición de la manguera.  Mientras la manguera esté conectada a la fuente, dará agua en su otro extremo.

La manguera no tiene que hacer fuerzas, ni cambiar su naturaleza para que el agua fluya.  Solo mantener el contacto.  Aunque la manguera tenga que atravesar algún fango, o que sea enterrada en el cemento, el agua seguirá fluyendo.  De igual manera, el creyente que atraviese la prueba y el dolor, si mantiene ese contacto vital  con la Vid, será reflejo del cielo y no de la prueba, en su conducta.  Recuerdo un antiguo himno titulado “Guarda el contacto”.  Su maravillosa letra dice así:

¿QUIERES SOBRE EL MUNDO SER UN VENCEDOR?

¿QUIERES TU CANTAR AÚN CUANDO HAY DOLOR?

¿QUIERES SER ALEGRE CUAL FIEL LUCHADOR?

GUARDA EL CONTACTO CON EL SALVADOR.

 

CORO:

GUARDA EL CONTACTO CON EL SALVADOR,

LUEGO LAS TINIEBLAS NO TE CUBRIRÁN;

POR LA SENDA ALEGRE TÚ CAMINARÁS,

SI EL CONTACTO GUARDAS CON EL SALVADOR.

 

 EN EL MUNDO HAY MUCHOS, TRISTES EN PECAR,

CUYOS CORAZONES LLORAN DE PESAR;

DALES EL MENSAJE, NO HAY QUE CALLAR,

CON DIOS EL CONTACTO DEBES DE GUARDAR.

 

¿QUIERES TU CON DIOS LA COMUNIÓN TENER?

QUE SU GLORIA PERMANEZCA EN TU SER

¿QUE EL MUNDO A CRISTO PUEDA EN TI HOY VER?

GUARDA EL CONTACTO CON EL SALVADOR.

 

 DEJA QUE EL ESPÍRITU IMPLANTE EN TI

LA HUMILDAD DE CRISTO Y SU SANTO AMOR;

ORA SIEMPRE Y VELA, QUE JESÚS VENDRÁ;

GUARDA EL CONTACTO CON EL SALVADOR.

 

Cuando estamos conectados a la Vid, nuestra vida produce un fruto que da testimonio de Cristo.  Tenemos palabras de sabiduría para los hijos, consejos de vida para el cónyuge, afirmaciones de gracia para con los vecinos, y en todo el Nombre del Padre es glorificado.

En el tiempo de Jesús, el pueblo judío entendía que ellos como pueblo eran la Vid de Dios.  Pero no le dieron de comer de ese fruto espiritual a ningún otro pueblo.  Quienes estuvieron al lado de esa vid, se murieron de hambre.  Jesús se manifiesta como la Vid verdadera, porque quien esté conectado a Él tiene vida y ofrece vida.  Por ello, la Iglesia de Cristo no existe para sí, sino para amar como Cristo y mostrarse al mundo en servicio que hable del amor de Dios.  Los que estamos conectados a la Vid, tenemos vida y damos fruto por doquier.  En todo tiempo amamos y servimos en el Nombre del Señor.  Que así nos ayude Dios.

Rev. Miguel A. Morales Castro