25 de diciembre de 2016

Filemón

En otro tiempo, Onésimo fue para ti un esclavo inútil, pero ahora nos es útil tanto a ti como a mí. Filemón 1.11 (DHH)

Filemón es una carta muy personal incluida en el canon bíblico aceptado por la iglesia.  A pesar de su carácter personal, tiene una gran enseñanza para todos los que la leemos.  Es un pedido de Pablo a su amigo Filemón para que acepte al esclavo fugado, Onésimo.  Éste se había topado con Pablo en la casa-cárcel en la cual era vigilado por las autoridades romanas.  Allí Pablo recibía personas.  Entre ellas, estuvo Filemón.

Es muy interesante que esta lectura la hagamos hoy día de Navidad.  No es lectura tradicional de la época, pero es muy navideña.  Se trata del nuevo nacimiento y el cambio radical de vida, de una persona esclava (sin entrar en nuestra clara oposición a toda esclavitud) y fugitiva, por posiblemente haberle robado a su patrono-amo.  Ahora vivía con criterios de vida muy distintos a los que seguía cuando huyó.  El regresar, era prueba fehaciente de la nueva vida que experimentaba.

Todos somos Onésimo.  Vivíamos bajo la esclavitud del maligno.  El Cristo que nació en Belén abrió la celda de aquella esclavitud, rompió las cadenas que nos mantenían amarrados a una “vana manera de vivir”.  El coro de ángeles que ofreció el primer concierto de Navidad que se registra, entonó un anuncio de libertad y de paz para todos los seres humanos.  Aquella hermosa madrugada nació el Salvador, Mesías y Señor… y llegó la libertad para todos los esclavizados.  Dios transformó nuestra inutilidad espiritual, en utilidad y bendición para nuestros semejantes.

Oración

¡Cuán hermosa es Señor la historia de la Navidad!  Nunca podremos recrear con exactitud lo magnífico y poderoso de Tu encarnación.  Solo nos postramos en adoración sincera y de gratitud.  Te amamos.  Amén.

Autor: Luis Montañez