1 de marzo de 2016

Mateo 1

«Le pondrás por nombre Jesús»

«…y le pondrás por nombre Jesús» Mateo 1.21b

Desde el mismo comienzo de su Evangelio, Mateo afirma que Jesús, nacido en el hogar de José y María, descendientes de Abraham, es el Cristo (Mt 1.16), el esperado «ungido de Dios», por todas las generaciones.  Pero este «Mesías» no lo sería sólo para los judíos, sino para todas las naciones, para todos los seres humanos de la faz de la tierra.  Este Mesías no excluiría a nadie, por distingos humanos de raza, religión, ideología política, posición social, sexo, cultura, edad o profesión.

Este Mesías salvaría a los seres humanos del germen del pecado que nos separa de Dios y nos enajena del prójimo, privándonos de realizar y desarrollar nuestro máximo potencial como seres humanos, para el bien de todos los integrantes de la sociedad.  Por eso se llamará su nombre «Jesús», nuestro Salvador.

Oración

Señor, te reconocemos como Dios de promesas y bendición y te damos gracias por regalarnos a tu hijo Jesús, como Salvador y como presencia divina, Emmanuel, «Dios con nosotros» que nos acompaña y aconseja en el devenir de nuestra existencia.  En su nombre oramos muy regocijados.  Amén.

Autor Rvdo. Luis Del Pilar