29 de julio 2017

2 Reyes 1-3

«Quiero recibir una doble porción de tu espíritu».  2 Reyes 2.9b (DHH)

 

Escribo esta reflexión el viernes antes del día de los padres.  Escucho un programa radial cristiano en el cual se habla de los padres como mentores.  Cuentan lo que aprendieron de sus padres.  Algunos ya no están con esos hijos.  Mientras estuvieron al lado de ellos, fueron dejando un legado que perdura hasta el día de hoy.

Elías estaba a punto de ser arrebatado al cielo.  Eliseo no se despegaba de su lado.  Se mantuvo aquilatando todo lo que Elías hacía hasta que, a punto de irse su mentor y maestro, pidió una doble porción de lo que aquel tenía.  Le fue concedida porque Eliseo se mantuvo a la expectativa.

¡Que enseñanza para nosotros!  Por lo general esta lectura enfatiza el concepto de la doble porción en el área espiritual.  Elías fue un profeta de portentos y milagros y Eliseo quería una doble porción de aquel poder.  Loable petición.

Esa porción espiritual hoy la pedimos a Dios quien la concede a través del Espíritu Santo que envió para que nos acompañe todos los días.

La petición de Eliseo puede también aplicarse a las relaciones que desarrollan hoy los jóvenes, con pastores, maestros de escuela bíblica y otros líderes de la iglesia.  Permanecer al lado de estos, a lo Eliseo con Elías, hará posible ser influenciado por toda la gracia y don de Dios sobre ese líder.

Nuestra Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico, ha tenido mentores y formadores, a lo Elías, que han tomado de la mano a muchos Eliseos que hoy están al frente de La Iglesia.

¿Caminas al lado de un Elías del cual puedes aprender?  Aprovéchalo, antes de que Dios lo “arrebate” de tu vida.

 

Oración

Gracias Señor por aquellas personas que nos inspiran y nos modelan lo que aprendieron de Ti.  Amén.