Nuestra iglesia se manifiesta en relaciones libres y voluntarias, fundamentadas en la autonomía de gobierno en dos niveles: el de la iglesia local y el general, este último representado a través de la Convención de la Iglesia. Cada una de estas manifestaciones, en referencia a las funciones por las cuales son particularmente responsables, se caracterizan por su integridad, gobierno propio (autonomía), autoridad, derechos y responsabilidades. Además, expresan fielmente el ministerio de Jesucristo tal y como lo revelan las Escrituras.

La Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico confiesa que Jesucristo es el Señor y procura siempre actuar en obediencia a Su autoridad.

Accede el mapa con la distribución de congregaciones de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico.

Iglesias Locales

Es la comunidad de creyentes reconocidos en plena comunión y que constituye la unidad básica de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico. Las iglesias locales surgen de puntos de predicación de iglesias ya establecidas, de otras congregaciones que ya han sido admitidas por la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico u otros grupos que se reconozcan y admitan en el futuro. Las iglesias locales operan en una determinada área o comunidad en Puerto Rico, y su funcionamiento está unido responsablemente a la totalidad de la obra. Su sistema de gobierno congregacional le garantiza libertad de acción en la hermandad.

Convención

La Convención de la Iglesia es la asamblea anual en la cual las iglesias locales delegan autoridad en sus representantes para legislar en todo asunto eclesial, discipulosadministrativo, programático o de naturaleza similar.

Junta Representativa

Es la sucesora directa y única de la Convención de la Iglesia, y como tal, asume poderes y responsabilidades constitucionales de la Convención durante su período de receso, exceptuándose las prerrogativas que por naturaleza son inherentes a la Convención, y por lo tanto, indelegables.

Gabinete

Es el cuerpo autorizado para coordinar la planificación e implantación de las actividades que la Iglesia  ha resuelto en la Convención y en su Junta Representativa.

  • Consejo Ejecutivo- Es el Cuerpo de Oficiales y Funcionarios de la Iglesia presidido por el Pastor General
  • Comisiones Regulares- Los comités son la estructura básica para estudiar y hacer recomendaciones. Los Comités se agrupan en Comisiones para armonizar los diversos asuntos bajo su consideración. Cada Comité estará a cargo de tareas específicas que le han sido referidas e informará al Gabinete a través del Pastor General. Entre las comisiones regulares están: Comisión Ministerial, Finanzas y Mayordomía, Propiedad, Evangelización, Educación Cristiana y Vida Familiar.
  • Comisiones Especiales- La Convención de la Iglesia nombrará las Comisiones especiales según especificadas en la Constitución para conducir el programa de la Asamblea mientras ésta esté en sesión. Las Comisiones Especiales se mantendrán vigentes durante todo el año para organizar y ejecutar los deberes permanentes relacionados con las funciones asignadas en el Reglamento. Entre las comisiones especiales se encuentran: Programa Convención, Resoluciones y Enmiendas, Evaluación, Nominaciones, Credenciales y Escrutinio, Recepción y Dad. Gracias, Planificación y Estudio y Rec. y Manejo de Conflictos.
  • Representantes de Regiones- Es un laico nominado por la Comisión de Nominaciones y electo por los delegados de las iglesias de su región a la Convención Anual. La Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico está representada en siete Regiones. Accede el listado de iglesias por Región.

Pastor General

Es un Ministro Ordenado que al ser electo por la Convención de la Iglesia se constituye en el Pastor y Administrador General de la Iglesia. Como Administrador General, el  Pastor General cuenta con los funcionarios de la Iglesia, los Comités constitucionales, y con todo el cuerpo Pastoral y los laicos de la iglesia para realizar los propósitos de ésta. En concentración con los recursos antes mencionados, el  Pastor General ha de proponer un Programa de acción continua para la Iglesia. Una vez aprobado este Programa, el Pastor General presidirá su implantación en unidad y diálogo con todos los recursos con que la Iglesia cuenta. Para realizar esta labor, el Pastor General contratará el personal de apoyo necesario; y reclutará los Asistentes Administrativos y Programáticos, una vez que la Junta Representativa, haya autorizado la creación de la plaza correspondiente.

El equipo de la oficina del Pastor General está compuesto por dos Pastores Asociados a cargo de Educación Cristiana, Vida Familiar, Instituto Bíblico y Crecimiento de Iglesias respectivamente.